En busca de agua inteligente con inteligencia artificial

Los sensores, la inteligencia artificial y el ‘big data’ ya están empezando a usarse para optimizar la gestión y distribución de los recursos hídricos del planeta. En 2025, estas tecnologías podrían ahorrar a las empresas millones de pesos y reducir las fugas de agua hasta en un 50%. 

“Hay agua suficiente como para satisfacer las crecientes necesidades del mundo, pero no si no cambiamos radicalmente el modo en que se usa, se maneja y se comparte”. La UNESCO tiene claro que en cuestión de agua, el problema es la gestión, y que su escasez se debe a “una crisis de gobernanza”. Así que si el planeta dispone de agua suficiente para todos, es imprescindible buscar herramientas que optimicen su uso y gestión. Una de ellas la ofrece la tecnología, cuyos avances en campos como el big data y la inteligencia artificial pueden ayudar a convertir el agua en un recurso inteligente y conectado que pueda monitorizarse de forma precisa en tiempo real.

Eso es justo lo que persigue el proyecto WatERP para el suministro público. Financiado por la Comisión Europea (CE), esta iniciativa se autodefine como el lugar “donde la demanda se encuentra con la oferta”. Se trata de una plataforma web de estándares abiertos para la gestión de los recursos hídricos a lo largo de todo el ciclo: suministro, tratamiento, recogida, etcétera. Para ello, integra diferentes fuentes de datos, tanto históricos como en tiempo real, en un sistema que ayuda a la toma de decisiones. En otras palabras, el proyecto ha preparado una especie de lenguaje común de forma que diferentes sistemas y datos puedan “hablar”.

La información aglutinada en la plataforma incluye datos procedentes del centro de suministro, la ubicación y horario de las plantas de tratamiento, información meteorológica e incluso legal. Esta combinación permite elaborar simulaciones para prevenir el futuro. “[Ante un situación nueva, el sistema selecciona la] situación anterior más apropiada gracias a algoritmos de aprendizaje de máquinas”, explicaron los miembros del proyecto en la undécima conferencia internacional de hidroinformática en Nueva York (EEUU). De este modo, “las situaciones pasadas se adaptan a la nueva gracias a la interpolación de los datos anteriores a partir de un caso de la base de datos, el cual se transforma en una serie de recomendaciones”.

Se trata de un gran avance para el sector hídrico, sobre todo si se tiene en cuenta que es “una industria mucho más conservadora que otras infraestructuras urbanas”. El CEO de Libelium, David Gascón, detalla que “las empresas que abastecen de agua una ciudad saben cuánto entra y cuánto sale”, así que el problema está en que no están haciendo “un análisis detallado”, por lo que “hay mucha información que no se está usando”.

Gascón también critica que la gestión actual del agua suele basarse en datos globales, cuando lo que se necesita es “más información local”. Y para ello hay que medir, “no en tres puntos del río, como se hacía antes, sino en 300”, explica. Para conseguir más datos, más precisos y detallados, la empresa de Gascón está especializada en el desarrollo de sensores que recogen y envían los datos necesarios para aplicar técnicas de inteligencia artificial que los interpreten de forma automática.

Sus sensores ya se han incorporado a algunos de los proyectos como  un sistema de riego inteligente en Barcelona (España) con el que, aseguran, el Ayuntamiento ha reducido el coste del agua un 25%. La información ofrecida por el sistema le permite activar el riego solo cuando la tierra lo necesita y se puede controlar en remoto.

Una start up estadounidense utiliza imágenes de satélites para elaborar un registro actualizado del agua disponible en el planeta. Otra empresa combina diferentes datos (desde estadísticas del Gobierno hasta imágenes de satélites) para facilitar la toma de decisiones agrícolas con predicciones más acertadas, incluida el agua.

El entusiasmo por el agua inteligente también se deja ver en las estimaciones de consultoras como el McKinsey Global Institute. Según un estudio publicado en 2015, en 2025 el uso de sensores para detectar pérdidas de electricidad y agua supondrá a las empresas un ahorro cercano a los 63.000 millones de euros y reducirá hasta en un 50% las fugas de agua.

Con todos estos avances, ¿sería posible gestionar los recursos hídricos de toda una ciudad de forma inteligente? Gascón opina que tecnológicamente la cuestión está “solventadísima”. El problema, considera, “es que las entidades públicas tienen sus nichos acotados y es muy difícil hacer una gestión integral de la ciudad“. No obstante también es consciente del coste que supondría plagar una ciudad con sensores, por lo que hacer realidad esta idea necesitaría “sensores muchísimo más baratos en todos lados”.

En las conclusiones elaboradas por el clúster Ict4Water también apuntan al freno que supone la industria. Según escriben, “las compañías de agua son reacias a incorporar una nueva tecnología porque no se ha probado en redes de suministro reales“. “Los investigadores tampoco pueden probar sus proyectos en redes de distribución reales porque las compañías no pueden arriesgarse con tecnología sin contrastar”, señalan. Así que para que el agua del futuro se gestione de forma más inteligente, los gobiernos y las compañías responsables también deberán tomar decisiones inteligentes.

Fuente: https://www.technologyreview.es

impacto ambiental

TIPS PARA REDUCIR EL IMPACTO AMBIENTAL DESDE LA OFICINA

Los procesos industriales son los principales causantes de la contaminación mundial, ante esta situación, las autoridades han establecido y aplicado leyes, normas y castigos, que funcionan como instrumentos tanto directos como indirectos para el control del impacto ambiental.

Sin embargo, el problema de la contaminación lo creamos e incrementamos de forma gradual diariamente cada habitante del planeta, por lo que reducir el impacto ambiental es una tarea que nos corresponde a todos, no sólo a las grandes industrias.

Todos debemos ser conscientes de que el cuidado del medio ambiente para la conservación de la Tierra está en nuestras manos y poner nuestro mayor esfuerzo en minimizar al máximo los daños que podamos estar causando al planeta desde el lugar que nos encontremos, y ese lugar suele ser para muchos nuestra oficina

Las oficinas también son puntos importantes de contaminación. Cada vez somos más las personas que hemos transformado nuestro lugar de trabajo en nuestro segundo hogar, ya que es precisamente ahí donde pasamos la mayor parte del día y es desde ahí que debemos de empezar a crear entornos saludables, mediante los cuales podamos aportar nuestro granito de arena para ayudar al medio ambiente.

Pero, ¿cómo podemos reducir el impacto ambiental desde nuestro lugar de trabajo? Esta es una tarea más sencilla de lo que parece. En realidad, podemos contribuir al cuidado del planeta sin importar las actividades que desempeñemos, sólo basta con hacernos conscientes de los hábitos que hemos estado adoptando, para poder cambiar aquellos con los que perjudicamos a nuestro entorno.

¡Únete a la lucha contra la contaminación! Aplica estos tips en tu lugar de trabajo y ayuda a la reducción del impacto ambiental.

MINIMIZA EL CONSUMO DE RECURSOS

  • Apaga las luces de los espacios que no estén en uso.
  • Sólo utiliza el aire acondicionado cuando sea necesario y programa el clima a una temperatura que no sea nociva ni para el entorno ni para tu salud, puede ser entre 26 y 25 °C.
  • Lee los documentos en la pantalla y cuando sea necesario imprimir, hazlo en hojas recicladas, así disminuirás tanto el consumo de energía como de papel. Además, el uso de documentos digitales contribuirá a que mantengas ordenada tu oficina.
  • Si comes en tu lugar de trabajo, lleva tus propios alimentos y vajilla para evitar el consumo de desechables y el gasto de combustible que se generará al solicitar comida a domicilio.
  • Desconecta los aparatos electrónicos (computadoras, cargadores, impresoras, fotocopiadoras, microondas, refrigeradores, etc.) por las noches y los fines de semana.
  • No dejes cargadores conectados.
  • Usa racionalmente el agua. Rellena una misma botella del garrafón o filtro y reporta de inmediato cualquier fuga.

Aprovecha al máximo los recursos naturales

  • Abre el mayor tiempo posible las ventanas para ventilar tu oficina con aire fresco, así reducirás el uso del aire acondicionado y de ambientadores en aerosol, los cuales contienen agentes químicos y gaseosos causantes de la destrucción de la capa de ozono.
  • De la misma manera, utiliza la iluminación natural y usa las lámparas sólo en caso de ser necesario.

REDUCE, REUTILIZA Y RECICLA LA MAYOR CANTIDAD DE ELEMENTOS POSIBLES

  • Coloca un contenedor especial para cada elemento que puedas reciclar y reusar, como hojas en las que puedas volver a imprimir, así como botellas, latas y tapas de distintos materiales, las cuales puedes llevar posteriormente a centros de acopio para su posterior reciclaje. Comparte estas ideas con tus compañeros y realicen un solo viaje para llevar todo lo reciclado, para minimizar el consumo de combustible.
  • Otros materiales que puedes reciclar son cartón, pilas, baterías, plástico, vidrio, materia orgánica, cartuchos y celulares.

impacto ambiental

DISMINUYE EL USO DE TU VEHÍCULO

  • Siempre que puedas ve al trabajo en transporte público u otro medio de transporte que no contamine, como una bicicleta; si la distancia te lo permite, trasládate caminando, con esto además de cuidar el entorno al ahorrar combustible, tu salud se verá beneficiada.
  • Si es necesario que utilices tu automóvil todos los días, mantenlo en condiciones óptimas realizando el servicio correspondiente de forma oportuna y procura compartir el viaje con otras personas.

CONCIENTIZA A TUS COMPAÑEROS

• Comparte estas prácticas entre tus compañeros, así ayudarás a crear conciencia sobre los problemas ambientales y la importancia del cuidado del medio ambiente.


Ves lo fácil que es ayudar a reducir el impacto ambiental. Pon en marcha estos tips cuanto antes y convierte tu lugar de trabajo en un espacio verde. ¡Manos a la obra!


¡Cuéntanos qué otras acciones implementas en tu trabajo para reducir el impacto ambiental!

fuente: http://blogseguridadindustrial.com/

Huella de carbono y 10 Formas de reducirla

La huella de carbono de una persona es la cantidad de gases de efecto invernadero que emite en su actividad diaria, la cual se puede regular a través del estilo de vida y las costumbres. Si tus hábitos incluyen apagar la televisión con el mando a distancia, subir la calefacción cuando tienes frío o coger el coche para todo, tu huella de carbono será alta. He aquí unos consejos para que puedas reducirla de una manera sencilla, de este modo contribuirás a la lucha contra el cambio climático.

CONSEJOS O TIPS PRÁCTICOS PARA REDUCIR TU HUELLA DE CARBONO

1. OCIO CERO EMISIONES

En la sociedad actual es muy común relacionar el ocio con la tecnología: ver una película, jugar a videojuegos, jugar con el smartphone o la Tablet, leer un ebook, escuchar música. Todas estas formas de pasar nuestro tiempo libre llevan asociado un consumo eléctrico y, por lo tanto, emisiones de CO2. ¿Por qué no nos planteamos pasar cierto tiempo libre sin tecnología? Dar un paseo, practicar algún deporte con amigos, salir a correr, platicar con la familia o leer un libro, son actividades que no llevan asociado un consumo de energía eléctrica.

Reducir tu huella de carbono - Ocio cero emisiones

2. APAGA LO QUE NO USES

¿Cuánto tiempo vamos a estar sin usar la computadora? Si es más de media hora, no cuesta nada apagarla por completo y volver a encenderla cuando retomemos la actividad. Lo mismo ocurre con la televisión, si vamos a estar un rato sin verla, o con la luz de una habitación cuando cambiamos de estancia. El sencillo gesto de apagar las luces o los aparatos que no vayamos a usar en un espacio de tiempo razonable reduce el consumo y, por lo tanto, las emisiones.

Reducir tu huella de carbono - Apaga lo que no uses

3. CONSUMO VAMPIRO

Y para ajustar aún más el gasto de electricidad, debemos fijarnos en el consumo vampiro, la energía residual que se desperdicia al dejar enchufado el cargador del  teléfono móvil cuando ya lo no lo estamos usando, al no apagar el monitor de la computadora o la televisión por completo y dejarlos en modo suspendido o al no desactivar los multicontactos donde tenemos conectados tantos aparatos (y ninguno encendido). La cantidad ahorrada a final de año puede llegar a los $2,000 pesos, todo un incentivo para evitar emisiones innecesarias.

Reducir tu huella de carbono - Consumo Vampiro

4. ALTERNATIVAS AL TRANSPORTE

¿De verdad hace falta ir en el coche para llevar a los niños al colegio? Con lo bien que sienta un paseo matutino, el frío en la cara para despertarse. Debemos pensar en las distancias de nuestros desplazamientos, puede que muchos de ellos no requieran que movilicemos nuestro vehículo y solo estamos consiguiendo enviar CO2 de más a la atmósfera. En otras ocasiones, quizás la bicicleta o el transporte público nos resulten una alternativa más ecológica y económica.

Reducir tu huella de carbono - Movilidad Sostenible

5. CONDUCCIÓN EFICIENTE

Si no queda más remedio que conducir nuestro propio automóvil, la conducción eficiente debe ser innegociable. Es sencilla, nos permite ahorrar combustible, tener un viaje relajado y reducir las emisiones de CO2. La tranquilidad es la clave para este tipo de conducción: no llevar las revoluciones del motor demasiado altas, no realizar frenadas bruscas.

Reducir tu Huella de Carbono - Conducción eficiente

6. CALEFACCIÓN A 21 GRADOS

Afortunadamente hoy en día podemos disfrutar de calefacción en nuestros hogares, pero eso no significa que tengamos que estar con ropa de verano en casa cuando, en el exterior, el termómetro está en valores negativos. 21 grados es una temperatura más que agradable para poner en nuestro termostato; por cada grado de más, el consumo de energía eléctrica aumenta un 7%.

Reducir tu huella de Carbono: Calefacción a 21 grados

7. COLABORA CON EL RECICLAJE

El ahorro de CO2 del que nos beneficiamos reciclando nuestros residuos está sobradamente demostrado. El vidrio al contenedor verde, los residuos de envases al contenedor amarillo, el papel y el cartón al contenedor azul, los objetos especiales de los que nos queramos deshacer, al punto limpio. Es sencillo de recordar y se puede reducir la contaminación atmosférica hasta en un 20%.

Reducir tu huella de Carbono: Recicla

8. COCINA DE FORMA EFICIENTE

La cocina está más de moda que nunca y, obviamente, no está libre de ser una actividad contaminante. El gasto de electricidad o gas siempre se puede ajustar. Si preparas algo en el horno, recuerda que puedes apagarlo unos minutos antes de que la comida esté lista, se terminará de hacer y se mantendrá caliente con el calor residual. Y si tienes que calentar algo ya hecho, utiliza el microondas en su lugar, consume menos (energía y dinero).

Reduce tu Huella de Carbono: Cocina de forma eficiente

9. AHORRA AGUA

Sí, el consumo de agua también está relacionado con las emisiones de CO2. Se estima que cada metro cúbico de agua consumida (1000 litros), supone el envío de 4 kg de dióxido de carbono a la atmósfera, cifra que aumenta hasta los 40 kg en el caso del agua caliente, a 65ºC. Si no desperdiciamos este elemento vital, también contribuiremos a la salud de la atmósfera.

Reduce tu Huella de Carbono: Ahorra Agua

10. DEJA DE FUMAR

Parece menor, pero el impacto del tabaco en la atmósfera es significativo. Si tenemos en cuenta todas las personas fumadoras y todos los cigarrillos que consumen en un año, el resultado es de más de 200.000 toneladas de CO2 emitidas de forma directa. A esto debemos sumar el proceso de producción, la deforestación asociada o las otras sustancias nocivas que posee el tabaco. Reducir o eliminar el consumo no solo es enormemente beneficioso para la salud, algo que nadie duda; también para el medio ambiente.

Reduce tu Huella de Carbono: Dejar de Fumar

¿Cuál es tu huella de carbono? Puedes averiguarla con una calculadora como esta y, si el resultado no te satisface, reducirla siguiendo estas 10 recomendaciones, aunque hay muchas más. ¿Qué propones?

¿Tienes algún consejo para reducir tu huella de carbono? Apúntate al reto y coméntanos tus ideas.

 

Fuente: https://www.concienciaeco.com